1978 El año que marchamos a la guerra / Guillermo Parvex

Por: Parvex, Guillermo [,autor]
Tipo de material: TextoTextoEditor: Santiago : Penguin Random House Grupo Editorial, 2018Descripción: 246 páginas: ilustracionesTipo de contenido: text Tipo de medio: unmediated Tipo de portador: volumeISBN: 9789569977305Otro título: Tercera edicionTema(s): MEDIACION INTERNACIONAL | SOLUCION PACIFICA A LOS CONFLICTOS INTERNACIONALES | CHILE -- LIMITES -- ARGENTINA -- 1978 | ARGENTINA -- LIMITES -- CHILE -- 1978 | CANAL BEAGLE (Argentina y Chile) -- HISTORIA -- RELATOS PERSONALES | CANAL BEAGLE (Argentina y Chile) -- PROBLEMAS LIMITROFES | CHILE -- HISTORIA MILITAR -- SIGLO XXClasificación CDD: 341.42
Contenidos:
Contextualización Guillermo Parvex -- Capítulo 1. Los inicios perceptibles del conflicto --Capítulo 2. Aprestos para la guerra -- Capítulo 3. Despliegue a la frontera -- Capítulo 4. Comando y paracaidistas -- Capítulo 5. La situación en Argentina -- Capítulo 6. El despliegue chileno -- Capítulo 7. El incidente del petrolero Beagle -- Capítulo 8. Frente a frente -- Capítulo 9. La guerra parece inevitable -- Capítulo 10. Llega el día "D" -- Capítulo 11. Se produce el milagro de la paz -- Capítulo 12. Apéndices.
Resumen: A cuarenta años de la crisis limítrofe que tuvo a Chile al borde de la guerra con Argentina, Guillermo Parvex entrega su testimonio como uno de los casi cien mil soldados que fueron movilizados hasta la frontera. Mientras ellos esperaban el inicio del enfrentamiento, el grueso de la población nacional desconocía las implicancias de la crisis y vivía su rutina diaria bajo la tensión de la dictadura militar. Parvex tenía, por entonces, 24 años. "Según la información existente, Argentina comenzaría las acciones con un potente ataque aéreo para intentar mermar la moral y capacidad de las tropas chilenas. Posteriormente iniciarían la invasión terrestre, recurriendo a sus unidades blindadas y de infantería. Solo en ese momento entraríamos nosotros en acción. En esas noches de insomnio me imaginaba qué pasaría con mi familia, con mis amigos, mi barrio, el almacén de la esquina, con mi casa y con todo aquello que formaba parte de mi entorno, si es que estallaba la guerra. Todo era incertidumbre, excepto que teníamos que combatir hasta el final, porque reiteradamente se nos había anunciado que esta sería una guerra a muerte, es decir, hasta el último hombre".
Etiquetas de esta biblioteca: No hay etiquetas de esta biblioteca para este título.
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Tipo de ítem Ubicación actual Colección Signatura Copia número Estado Fecha de vencimiento Código de barras
Libro General Libro General Biblioteca Central
Colección Recreación, ocio y cultura 341.42 P276 (Navegar estantería) 1 Disponible 3560900261823

Contextualización Guillermo Parvex -- Capítulo 1. Los inicios perceptibles del conflicto --Capítulo 2. Aprestos para la guerra -- Capítulo 3. Despliegue a la frontera -- Capítulo 4. Comando y paracaidistas -- Capítulo 5. La situación en Argentina -- Capítulo 6. El despliegue chileno -- Capítulo 7. El incidente del petrolero Beagle -- Capítulo 8. Frente a frente -- Capítulo 9. La guerra parece inevitable -- Capítulo 10. Llega el día "D" -- Capítulo 11. Se produce el milagro de la paz -- Capítulo 12. Apéndices.

A cuarenta años de la crisis limítrofe que tuvo a Chile al borde de la guerra con Argentina, Guillermo Parvex entrega su testimonio como uno de los casi cien mil soldados que fueron movilizados hasta la frontera. Mientras ellos esperaban el inicio del enfrentamiento, el grueso de la población nacional desconocía las implicancias de la crisis y vivía su rutina diaria bajo la tensión de la dictadura militar. Parvex tenía, por entonces, 24 años. "Según la información existente, Argentina comenzaría las acciones con un potente ataque aéreo para intentar mermar la moral y capacidad de las tropas chilenas. Posteriormente iniciarían la invasión terrestre, recurriendo a sus unidades blindadas y de infantería. Solo en ese momento entraríamos nosotros en acción. En esas noches de insomnio me imaginaba qué pasaría con mi familia, con mis amigos, mi barrio, el almacén de la esquina, con mi casa y con todo aquello que formaba parte de mi entorno, si es que estallaba la guerra. Todo era incertidumbre, excepto que teníamos que combatir hasta el final, porque reiteradamente se nos había anunciado que esta sería una guerra a muerte, es decir, hasta el último hombre".